agosto 23, 2009

Teratismo

Siempre dependimos de los avatares científicos aunque no siempre supimos como armarnos después de desarmarnos. Una malformación no excede ni reniega contra las aberturas auxiliares del cuerpo aunque lograra ocasionar la pérdida de la identidad. Esto lo presiente Eusebio en su afán por conocerse. Ni lo congénito ni lo ambiental podrán detener su búsqueda.
El desarrollo no entendió los modelos ni los estereotipos asfixiados del formato disímil, fecundado a orillas de un río de esperma. Eusebio nació con un ano en el rostro, pudo utilizarlo por cara o como ésta. Su crecimiento lo depositó en la disyuntiva ocasional de verse reflejado en la cara del otro, la de los demás. Sin ser juzgado ni considerado un objeto de estudio.
Abrió la boca acomodando sus labios como aureolas inasibles cada vez que quiso manifestarse en contra o a favor de la autoridad paterna, eclesiástica o política. Todo sesgo de resistencia fue en él parte de un bullicio escabroso que suponía la incongruencia del discurso en los desfasajes orales de todo hablante. No todo lo que se escucha afuera es mejor de lo que se tiene para decir adentro.
Assface ha disfrutado de cada bocado como si estuviera incluido en la receta del mismo, siempre se ocupó de los espacios de la gastronomía como un auténtico erudito. El extremo terminal digestivo pudo también diferenciar el hedonismo hediondo alejado de las narices frías y el verdadero olor, el que supone la composición química de un plato con fisonomía oriental. Tampoco estuvo ausente la posibilidad de cepillarse los dientes aunque en este caso la utilización de un buen jabón de tocador que supiera hacer las veces de dentífrico era propicia para una higiene adecuada.
El hombre con cara de cola pudo insertarse laboralmente llevando a cabo una vida absolutamente normal, al margen de las vicisitudes que infieren las deformidades. Todo había comenzado cuando sin contrato era apenas un operario de una empresa que fabricaba supositorios. Después ascendió de categoría haciendo control de calidad hasta que las buenas noticias llegaban sin interrupciones a la vida de Eusebio y desde ese momento hasta esta flatulencia, es el gerente general de la misma empresa y la venta de supositorios ha aumentado en los últimos diez años un 300%.
Ninguna cara posible dentro de una sociedad que mama del esfínter menos casual ha sabido dominar tanto la pose. Un síntoma caricaturesco deviene del descuido facial. Eusebio coordinó cada movimiento de su cola con forma de cara con gimnasia austera y supo mantener intactos sus cachetes aglutinados o glúteos inflados, no vaciló en llorar de más aunque se le hincharan los ojos, no titubeo en morder con firmeza lo que ingresaba desinteresadamente aunque se amedrentaran las encías ni consideró inapropiado exhalar cada resto de oración canónica aunque sangre la nariz. Eusebio concilió las pretensiones del cóccix con las bifurcaciones en la frente, los desenlaces irresolutos del periné con los motines del esófago y las vanidades de cada nalga con las obsoletas arremetidas de los pómulos.
Nuestro hombreano logró conquistar la ignominia de una boca ajena, pudo besar con entereza las debilidades de una lengua cándida como alarmando las estructuras impuestas por el boca en boca. Hoy disfruta del amor anticientífico del sexo enquistado en un cuerpo normal, sin los recibos del cosmos ni los homenajes de un dios sin manos.
Eusebio espera un hijo y no le teme a la muerte, sabe que su cara no es una cara cualquiera, su cara no es una cara más. Su cara tiene cola de mujer.

3 comentarios:

Violeta dijo...

este texto es ácido, es original, por momentos es gracioso, por momentos parece cruel...

te robo esto: "No todo lo que se escucha afuera es mejor de lo que se tiene para decir adentro".

"Hoy disfruta del amor anticientífico del sexo enquistado en un cuerpo normal, sin los recibos del cosmos ni los homenajes de un dios sin manos".

perdón que cite tanto, pero me parecen geniales.

(te ví el viernes pero había mucha gente para ese espacio minúsculo y no pude pasar a saludar. me aburrí y me fui temprano)

abrazo inmenso!

menta producciones dijo...

Gracias a hermosura violeta por el comentario y puedes robar todo lo que quieras para mí es un placer cuando quieras nos tomamos un vino en mi casa y conversamos largo, besos

Violeta dijo...

dale! sí! beso grande y gracias por el hermoso comentario en mi blog.